¡No dejes que la revisión de tus traducciones te fastidie los planes!

Igual alguno a alguna de vosotros se acuerda todavía de la canción de Joaquín Sabina:

… y nos dieron las diez y las once, las doce y la una …

control de calidad fácil con memoQ

Aunque este se lo pasó bien (al menos en un primer momento), a nosotros a menudo se nos fastidian los planes porque tenemos que terminar una traducción y su revisión. Y cuando más prisa tienes, menos te funcionan las cosas. Hasta memoQ parece que se ha vuelto loco.

¿Te suena eso?

Para que no te vuelva a ocurrir, he preparado un manual para ti con el título:

Control de calidad fácil con memoQ

Cuando hablamos de control de calidad (QA) en memoQ, todo el mundo se tira en primer lugar a la función de QA. Indudablemente esa función es el corazón de todo si queremos detectar de forma mecánica posibles errores.

Sin embargo, la función de control de calidad no tiene ningún sentido si no respetamos unos primeros pasos preparativos que le permite a esta función cumplir con su misión.

Pero también durante el proceso de traducción es conveniente tener en cuenta ciertos criterios para que seas lo más eficaz y eficiente posible a la hora de traducir.

El manual “Control de calidad fácil con memoQ” te ofrece todas las explicaciones teóricas y los consejos prácticos necesarios que te ahorrarán esfuerzo y tiempo y te ayudarán a fidelizar tus clientes.

Aprenderás qué recursos de memoQ necesitas y cómo se configuran. Además te doy recomendaciones sobre qué flujo de trabajo seguir durante la traducción, tanto en proyectos locales como en proyectos online.

Además te enseña cómo puedes compartir configuraciones con compañeros y dónde conseguir configuraciones preparadas para determinadas situaciones.

¡Échale un vistazo! Haz clic en el siguiente enlace que te llevará a la Academia de memoQ:

¡Quiero aprenderlo!